Resina: es cuando encontramos caries de 1er o 2do grado, se retira la caries solamente y se coloca un empaste al color del diente, en las zonas que se encuentran libres de caries se coloca sellador y la muelita queda totalmente protegida. Es necesario mencionar que si no hay una correcta higiene la resina se puede manchar o la muela volverse a cariar.
 
 
 
Pulpotomía: es cuando encontramos caries de 3er grado (cuando llegamos a la pulpa o nervio del diente) se retira el tejido cariado y parte de la pulpa del diente y se coloca un medicamento, posteriormente debe cubrirse con una corona para darle resistencia.
 
 
 
Pulpectomía: es cuando la pulpa no se encuentra en buenas condiciones y hay que retirarla por completo, se coloca un material a lo largo de las raíces que se reabsorbe de manera natural por el diente permanente; es como una endodoncia en una muela o diente infantil, posteriormente también debe colocarse una corona para darle resistencia.
 
 
 
Corona: se coloca después de una pulpotomía, pulpectomía o cuando tenemos caries interproximal (entre muela y muela) existen diversos materiales:
 
 
Acero-cromo: metálicas, son de alta resistencia a las fracturas.
 
Resina: al color del diente, no son muy recomendables debido a la poca resistencia que tienen y solamente son recomendables para dientes anteriores.
 
Acero y cerámica: en la parte posterior metal para darle resistencia y cerámica en la parte anterior para darle estética.
 
Es importante mencionar que cada caso se debe valorar de forna particular ya que no todos los niños son candidatos a cualquier material.
 
 
 
Extracciones: tratamiento que se realiza como última opción, es retirar el diente o muela, después de este tratamiento hay que colocar un mantenedor de espacio o una prótesis con dientes dependiendo de la edad del paciente.